[Article 21]Colegios

Las pruebas de memoria rápida crean una sana adicción, ayudando a desarrollar las capacidades mentales de quienes las practican. Así pues, Ramón Campayo considera una estupenda y necesaria idea que los colegios realicen sus propias prácticas y competiciones. La idea es que cada colegio desarrolle sus pruebas en una jornada especial, de forma que los alumnos que más puntuación hayan obtenido puedan competir más tarde con los campeones de otros colegios de su misma localidad. Después vendría una fase provincial para seleccionar los colegios con los memorizdores más rápidos de cada provincia, otra regional regional, y finalmente las competiciones se celebrarían en ámbito nacional. En "Speed Memory" publicaremos las competiciones de aquellos centros de enseñanza que deseen celebrar estas pruebas oficialmente.

Por otra parte, las tablas de competición que aparecen en esta página podrán ser de gran ayuda para que docentes y profesionales puedan medir la capacidad memorística basal de niños o adultos, así como su velocidad de lectura, capacidad de concentración, retentiva, etc.

- Campeonatos amateurs. Son los más recomendables para los colegios. Para realizar la competición será necesario disponer del software oficial instalado en un ordenador que se encuentre conectado a un proyector, para que todos los participantes puedan ver las pruebas en una pantalla. Se accede seleccionando "Groups and schools" en el software de competición.

Las 4 pruebas de números darán comienzo con una cantidad mínima de dígitos que se irá incrementando progresivamente. Cuando la información a memorizar desaparezca, los participantes tendrán que anotarla en un papel dentro del tiempo reglamentario. Al agotarse dicho tiempo, el software avisará acústicamente, no estando permitido seguir escribiendo. A continuación, la información se volverá a hacer visible para que los jueces cotejen los resultados de los participantes. Para que un intento sea correcto, todos los dígitos tendrán que estar perfectamente memorizados y en el mismo orden en el que aparecieron, por tanto, los jueces retirarán un comodín a aquellos que no los hubiesen memorizado correctamente. En cada prueba numérica, los competidores parten con 3 comodines (objetos vistosos depositados sobre su mesa), perdiendo uno tras cada intento fallido, pudiendo entonces repetir ese intento, o bien pasar a otro superior que posea una mayor cantidad de dígitos. Cuando un participante pierda sus 3 comodines (al tercer fallo) dejará de competir en esa prueba. Llegado ese momento, uno de los jueces anotará la mejor marca conseguida en dicha prueba en la tarjeta de competición del participante, cantando el resultado definitivo el juez de mesa.

Para las pruebas de figuras de colores y de matrices únicamente se dispondrá de un intento. En estas 2 pruebas solo puntuarán las figuras o matrices perfectamente memorizadas y en su posición exacta. Resultaría ideal disponer de unas plantillas donde los participantes puedan anotar fácilmente las figuras de colores y matrices que hubiesen memorizado.

No es obligatorio realizar todos los intentos. El participante que lo desee podrá "pasar" de una cantidad de números pequeña para él y reservarse para otra posterior. Cuando solo quede un competidor, este podrá solicitar la cantidad de dígitos que desee, pero nunca podrá ir hacia atrás, es decir, el número de dígitos siempre será igual o irá en aumento con cada intento que realice.

Al final del campeonato, el juez de mesa obtendrá la suma de los puntos de las 6 pruebas de cada participante con ayuda de la calculadora que incorpora el propio software, estableciendo la clasificación final.



Comments are closed.